La propuesta del PSOE ante la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales incluiría varios servicios dentro de la propia unidad de disfagia pediátrica, desde el acompañamiento profesional a las familias de los niños afectados, hasta la asistencia a los menores durante las comidas.

“Estas dolencias pueden provocar desnutrición, deshidratación o problemas respiratorios”, argumenta la diputada socialista Consuelo Cano, una de las defensoras de la creación de la unidad de disfagia pediátrica. “Se necesita un equipo de profesionales especializados que atienda al menor, a su familia y a su entorno más próximo”, sentencia.

La parlamentaria ha especificado que, en España, existen unos 30.000 pacientes con este cuadro clínico, por lo que, “una unidad de disfagia infantil mejoraría la detección temprana y el proceso de rehabilitación”, que, además, debe coordinarse con logopedas, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y nutricionistas.

Según la agencia EFE, la diputada socialista ha recordado también que la iniciativa de crear una unidad de disfagia infantil en el centro ya “ha sido frustrada en varias ocasiones” y que, actualmente, los niños y sus familias “siguen haciendo un penoso peregrinaje por los distintos especialistas y servicios de salud”.