Según informa la Asociación Gastroenterológica Estadounidense, las úlceras de estómago son más comunes a medida que se envejece como consecuencia de una serie de cambios en el organismo, entre los que se encuentra la disminución de la habilidad para curar pequeñas lesiones.

A través de este trabajo, los investigadores han demostrado que las células madre gástricas aisladas de ratones jóvenes pueden ser trasplantadasen lesiones de estómagos de ratones viejos, dando como resultado una reparación acelerada. En ese proceso, ha aparecido SPEM (Polipéptido espasmolítico que expresa el Factor TTF2, produciendo metaplasia), ausente en los estómagos de edad.

Los científicos reconocen que la investigación está en estados preliminares; aun así, aseguran que sus resultados indican que el trasplante de organoides puede proporcionar células de linaje SPEM que pueden promover la reparación de estómagos añosos.