Las mujeres mayores de 65 años son las más afectadas por este trastorno en el que el estreñimiento y la baja actividad física tienen mucho que ver. La impactación fecal es la acumulación de masa fecal dura en el recto o colon, imposible de expulsar espontáneamente. Este síndrome geriátrico afecta a la calidad de vida de muchos mayores y representa una sobrecarga para el Sistema Nacional de Salud.

Tal y como ha explicado a Infosalus Enrique Rey, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos, “se trata de un síndrome geriátrico de gran importancia que, sin embargo, es poco conocido”. El sobrecoste que supone tratar este trastorno hace que la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento correcto sean fundamentales.

Mal tratada, la impactación fecal puede acabar en ingreso hospitalario

Si no se trata adecuadamente o en el tiempo preciso, la impactación fecal puede tener consecuencias graves que deriven en el ingreso hospitalario. Las paredes del recto pueden comprimirse y producir inflamación e, incluso, isquemia y perforación. En ocasiones la compresión puede alcanzar zonas próximas como los uréteres.

La taquicardia y la desorientación son otros de los síntomas que puede provocar la impactación fecal. El jefe de Aparato Digestivo del Clínico San Carlos recuerda que la prevención de la reimplantación fecal es otro factor importante. Este episodio aparece en un tercio de los pacientes en los 3 primeros meses de producirse la impactación fecal.

Para evitar la impactación fecal el experto recomienda el seguimiento de una dieta rica en fibra, así como la práctica de una actividad física moderada que permita un correcto funcionamiento del tránsito instestinal. La insuficiencia renal crónica es otro factor de riesgo, destaca el estudio.