Según ha informado la universidad, los científicos probaron el análisis de sangre en ratones con colitis. En concreto, usaron espectroscopia infrarroja por transformada de Fourier con reflectancia total atenuada (ATR- FTIR, por sus siglas en inglés) para analizar el suero sanguíneo de los animales.

Se encontraron 9 picos de absorción que podrían utilizarse para determinar la presencia de colitis ulcerosa a través de un análisis de sangre. Este hallazgo sugiere la posibilidad de desarrollar una prueba más rápida y sencilla que la colonoscopia para diagnosticar dicha enfermedad.

Prueba complementaria

“No estamos hablando de reemplazar la colonoscopia”, señala el investigador A. G. Unil Perera, según el cual esta prueba puede realizarse una vez que el análisis de sangre revele la presencia de colitis ulcerosa, para determinar hasta qué punto se ha propagado la patología y si hay algún signo de cáncer.

De acuerdo con Didier Mertlin, otro de los autores del estudio, creen que este análisis de sangre será capaz también de identificar la enfermedad de Crohn de la colitis ulcerosa. Esto, dice Perera, supondría un ahorro de costes y un beneficio para el paciente, ya que “por lo general la gente no se preocupa demasiado por dar un poco de sangre”.

Emilie Viennois, Hemendra Ghimire y Jitto Titus firman también el trabajo, que ha sido financiado por el Ejército de los Estados Unidos, el Office of Naval Research’s Defense University Research Instrumentation Program, el Department of Veterans Affairs, el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases del National Institutes of Health y la Crohn’s and Colitis Foundation.