En el trabajo han participado 426 médicos de distintas especialidades para examinar los problemas asociados al abordaje y tratamiento de la CDI con el objetivo de comprender sus percepciones y actitudes y proponer una gestión más eficaz para pacientes con EII. Ello resulta de especial importancia debido a la morbilidad y mortalidad que provoca la CDI en estos pacientes.

Aunque, actualmente, hay “escasez” de estudios sobre pacientes con EII que padecen CDI se sabe que ésta está asociada con una elevada mortalidad y carga económica. Se estima que 2 de cada 5 personas muere a los tres meses de diagnóstico y su permanencia en el hospital suele ser de entre una y tres semanas más un coste adicional de hasta 14.000 euros por paciente.

Los estudios muestran que los pacientes con EII, que además padecen CDI, permanecen hospitalizados una media de 26 días más frente a aquellos que solo tienen EII. El coste a la UE es de 3.000 millones de euros al año, una cifra que se estima que se duplicará en las próximas cuatro décadas.

Aclarar el ajuste de la inmunosupresión, definir el lugar que ocupa el trasplante de microbiota fecal y establecer un modelo para evaluar la gravedad de los síntomas, son algunos de los temas que se han abordado durante el Congreso, y para la que se necesita más líneas de debate e investigación.