El trabajo concluye que la mujer madura está cada vez más preocupada por su sexualidad y la funcionalidad de sus órganos sexuales. Si bien hace una década las mujeres que acudían a esta unidad eran, principalmente, jóvenes de entre 26 y 35 años, en la actualidad el perfil de la paciente es mucho más disperso.

Según indica el estudio científico, un 32,4% de las mujeres pacientes actuales tienen entre 31 y 40 años, un 25,4% son mujeres de entre 41 y 50 años, mientras que las mujeres mayores de 51 años ya representan el 15,7% de las pacientes. Las cirugías también se han diversificado en los últimos años.

Mientras hace 10 años la demanda se centraba en una cirugía "más global", actualmente la operación más solicitada es la labioplastia reductora con un 38%, mientras que es un 37 % la que se refiere a la estética genital o al rejuvenecimiento global. Además, el lifting de pubis, el estrechamiento vaginal o la hipertrofia de clítoris son cirugías también demandadas.

La agencia EFE informa que, por lo que respecta a las razones que llevan a la mujer a solicitar una cirugía genital, se concluye que las pacientes jóvenes se centran en las congénitas o de deformidad por alguna actividad, y en las adultas suele ser por deseo de volver a disfrutar de una sexualidad más joven.