El equipo está liderado por la jefa del servicio de Cirugía Plástica y Unidad de Quemados del Hospital General Universitario de Alicante, Elena Lorda, y está formado, entre otros, por traumatólogos y anestesistas. Este año, el país elegido es Liberia por la importancia de apoyar los sistemas de salud en los países que fueron golpeados por la epidemia del ébola, según explican SECPRE y la ONG.

Las organizaciones citan como ejemplo el hospital San José de Monrovia, donde se contagió el virus el sacerdote español Miguel Pajares, quien murió días después en Madrid. Hasta Monrovia se desplazará el equipo de voluntarios para tratar sobre todo malformaciones congénitas, secuelas de quemaduras y tumores, úlceras y patologías de mano y miembro inferior a la población local afectada. Los médicos permanecerán en el lugar hasta el próximo 26 de noviembre.

Uno de los organizadores del proyecto, el doctor Jesús Barón, afirma que este proyecto supone un reto muy importante para los voluntarios, porque el idioma de trabajo será el inglés y porque los recursos son más escasos que los existentes en Perú, el destino donde la ONG y SECPRE han destinado su ayuda desde hace una década. El Hospital San José de Monrovia cuenta con cuatro quirófanos, colabora con la formación de estudiantes y suele recibir equipos quirúrgicos de otros países que realizan campañas semejantes a la de SEPCRE.