Los colgajos libres son la mejor opción para reconstruir defectos en la mano, según asegura un estudio publicado en Scielo, liderado por el Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Tal y como reconocen los autores del estudio, los defectos en la mano suponen un reto debido a las peculiaridades de las regiones anatómicas afectadas, así como por las lesiones asociadas que suelen presentar.

La finalidad de los investigadores es exponer la experiencia clínica acumulada en este tipo de patologías y comparar las diferentes opciones reconstructivas. Para ello seleccionaron 17 casos de defectos que afectan únicamente a la mano, que han requerido colgajos para su cobertura. La selección del colgajo se ha basado en la morbilidad de la zona donante, las necesidades funcionales de la zona a cubrir y las lesiones asociadas.

Del total de casos seleccionados, 13 requirieron colgajos libres. Los autores subrayan que los colgajos libres representan la mejor opción para la reconstrucción de defectos en la mano por su variedad de opciones y la capacidad que tienen para adaptarse a las características específicas, tanto en las regiones anatómicas de la mano, como a las necesidades reconstructivas de las lesiones asociadas.

Tal y como detallan los investigadores, los colgajos libres permiten elegir una zona donante que se adapte al tamaño y características del defecto con una menor probabilidad de secuelas. Además, los colgajos libres pueden diseñarse con forma y estructura lo más similar posible al defecto a cubrir. En casos de defectos más complejos, pueden aportar otro tipo de estructuras como tendones o hueso.