Los médicos aseguran haber corroborado esta recuperación por medio de exámenes anatómicos y a través del estudio histológico del nervio. La investigación se ha basado en el estudio de 8 ratas Wistar a las que se les seccionaron ambos nervios ciáticos. A una de las suturas se le aplicó el plasma rico en plaquetas y el otro nervio suturado se tomó como caso control.

En una segunda etapa, los científicos practicaron una biopsia en ambos nervios, a diferentes tiempos, y fijaron con un fluoróforo lipofílico que tiñe las fibras regeneradas. Tras esto, tomaron 2 grupos: uno a los 40 días de las pruebas y otro a los 60 días. Posteriormente, se analizó el índice de función del nervio ciático en ambos grupos.  

“Si se tiene en cuenta la importancia social y laboral que han adquirido las lesiones de los nervios periféricos, por las graves y permanentes secuelas motoras, sensitivas y vegetativas a que dan lugar, cualquier esfuerzo terapéutico para mejorar los resultados de la reparación nerviosa representa un paso positivo dentro del abordaje general de esta afección”, señalan los médicos.

Según indican los expertos, a pesar de realizar una sutura técnicamente perfecta, nunca se logra repoblar el segmento distal con la misma cantidad de axones. Esto hace que se busquen alternativas para potenciar la regeneración nerviosa. Dentro de las terapias emergentes, la utilización de plasma rico en plaquetas tiene un efecto beneficioso en la reparación nerviosa.