El 15% de hombres en España se plantea someterse a una cirugía plástica por estética, según revela la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). “El interés por la Cirugía Estética suele asociarse con las mujeres, pese a que, en los últimos años, el porcentaje de pacientes masculinos no deja de crecer”, apuntan los cirujanos. La liposucción es la intervención que más demandan los hombres, sobre todo para las zonas del cuerpo en las que los acúmulos grasos se muestran más rebeldes a las dietas y el ejercicio físico.

El volumen de estos acúmulos grasos es, precisamente, el que hace necesaria la liposucción para lograr los objetivos estéticos perseguidos. Los médicos también señalan que los hombres se suelen interesar en otras técnicas estéticas no invasivas, como los ultrasonidos, la radiofrecuencia, la cavitación, la criolipolisis o el láser. “Métodos que persiguen principalmente la destrucción de las células de grasa, pero no su succión”, escriben los expertos.

La sobrealimentación, unida a componentes hereditarios, también está detrás del interés de muchos hombres en la liposucción para la eliminación de grasa bajo el mentón, (la denominada “papada”) que se considera como tal cuando forma una línea diagonal con el esternón en vez de un ángulo recto. SECPRE señala que la liposucción suele utilizarse en varones con sobrepeso en cuyas mamas se ha producido una acumulación de grasa, conocida como pseudoginecomastia.

Reducciones de pecho en hombres

“La liposucción se puede utilizar para eliminar grasa en la zona del pecho sin llegar a realizar una ginecomastia, más complicada”, apuntan los médicos. Según los expertos, muchos hombres experimentan un engrandecimiento de una o ambas glándulas mamarias, generalmente por causas desconocidas, aunque se asocia al consumo de ciertas drogas o medicamentos y a algunos problemas médicos.

La intervención para corregir la ginecomastia, realizada mediante una incisión en la mitad inferior de las areolas, no solo tiene objetivos estéticos, sino también de prevención del cáncer de mama. Consiste en la extracción quirúrgica de grasa y tejido glandular y, en casos extremos, de la piel sobrante. Esta intervención puede realizarse junto a una liposucción.