La satisfacción tras una intervención de cirugía plástica tiene más que ver con aspectos relacionados con el trato del cirujano que con la práctica en sí. Así lo concluye un estudio de investigadores de la Hofstra Northwell Health School of Medicine (Estados Unidos) cuyos resultados se han publicado en la revista Plastic and Reconstructive Surgery.

Según ha informado la American Society of Plastic Surgeons, el estudio analiza las respuestas a un cuestionario de satisfacción distribuido entre casi 37.000 pacientes de cerca de 700 cirujanos plásticos. El análisis se centró en las probabilidades de recomendar al especialista y la práctica a otras personas, son puntos identificados como indicadores útiles de la satisfacción general del paciente y del éxito de la práctica médica.

Los resultados sugieren que los factores relacionados con la práctica, como los tiempos de espera o la atención a la privacidad, no tuvieron un impacto importante en la probabilidad de recomendar al cirujano o la práctica. Sin embargo, la probabilidad de recomendar al cirujano o la práctica, y por tanto la satisfacción del paciente, sí se asociaron con aspectos como la confianza en el cirujano, la preocupación de este por las preguntas del paciente o sus explicaciones.

“Los pacientes son más propensos a recomendar a los cirujanos plásticos y las consultas cuya atención se caracteriza por la empatía y la comunicación”, señalan los autores del estudio.

“En el ámbito de la cirugía plástica ambulatoria, los pacientes están más satisfechos si sienten que su médico les proporciona una atención compasiva y coordinada”, añaden los investigadores de este trabajo, cuyos resultados concuerdan con estudios previos en los que se demuestra que la calidad percibida y la cantidad de tiempo que se pasa con el médico u otro proveedor de atención médica tiene un impacto importante en las puntuaciones de satisfacción del paciente.

“Al ganarse la confianza de los pacientes, los cirujanos plásticos pueden cumplir las metas de un proveedor en ejercicio y la meta de cualquier profesional médico: mejorar la experiencia del paciente satisfaciendo sus necesidades”, concluyen los autores, liderados por Neil Tanna, de la Division of Plastic and Reconstructive Surgery de la Hofstra Northwell Health School of Medicine.