El gobierno catalán ha creado la marca turística Barcelona Medical Destination, con la que quieren promover el turismo sanitario tanto en la mayor ciudad del territorio como en toda Cataluña. El objetivo de esta iniciativa es aumentar un 20% el número de pacientes extranjeros en solo 2 años. Este aumento recaerá sobre los 15 centros privados catalanes, 4 de ellos concertados, que ya tratan a turistas.

La Generalitat anunció que se destinarán entre 160.000 y 200.000 euros para cumplir estos objetivos. Según la Generalitat, la mayoría de estos turistas sanitarios interesados en la cirugía plástica proceden de países del este, mayoritariamente rusos. Los pacientes de países árabes también aparecen reflejados en las estadísticas y tienen una gran tradición en tratarse en el extranjero.

El gobierno catalán apunta que también se quiere atraer el turismo sanitario del norte de África, centro Europa o incluso de América Latina, “regiones donde ya hay personas que están optando por irse a tratar en otros países”.

El gobierno indica que, más allá de las medidas que toman las instituciones públicas para potenciar la marca Barcelona como un destino para el turismo médico, los centros privados que se dedican a atender a estos pacientes también se dedican a promocionar sus actividades. “Muchos centros ofrecen servicios de Cirugía Plástica en inglés, francés y ruso”, señalan.

El gobierno catalán señala que muchos de estos centros tienen un alto reconocimiento internacional y han obtenido resultados científicos muy interesantes. Algunos de los centros más destacados en el turismo sanitario son: el Hospital Quirón, la Quirón Teknon, la Quirón Dexeus, el Barnaclínic-Grupo Hopistal Clínic, el Hospital Sant Joan de Déu, el Instituto Guttmann, la Clínica Barraquer, la Clínica Sagrada Familia o las Tres Torres. Muchos de estos centros gozan de reputación internacional.