De los 75 pacientes estudiados por los investigadores, 42 recibieron tratamiento preoperatorio con la combinación de los fármacos y no sufrieron la aparición de ningún hematoma, mientras que del grupo de pacientes a los que se les suministró placebo, cerca de un 3% tuvo hematomas durante el postoperatorio. Los investigadores expresan en el estudio que, los hematomas son una de las principales causas de dolor y malestar en el postoperatorio en la mayoría de casos.

El estudio señala que estos hematomas son una causa de infecciones, además del impacto estético que conllevan. Los expertos explican que hay que tener en cuenta el coste-beneficio de los flavoides, que no resultan muy caros, para concluir que todos los pacientes a los cuales se les practique este tipo de intervención, se podrían beneficiar del tratamiento previo a la operación estética.

No obstante, aunque el equipo de investigación apunta que su descubrimiento podría ser muy relevante para aliviar el malestar del posoperatorio de los pacientes, aun queda trabajo de estudio por delante, ya que admiten que hay que repetir la investigación con un mayor número de pacientes para obtener resultados más extrapolables. Quedaron excluidos del estudio todos aquellos pacientes con discrasias sanguíneas, insuficiencia hepática y diabetes mellitus.

Según apunta el estudio, también se descartaron a pacientes con patologías linfáticas y esplénica, fumadores, personas que hubieran sido tratadas con corticoides sistémicos y, aquellos sometidos a tratamiento anticoagulante/antiagregante, además de pacientes con alto riesgo quirúrgico. Los pacientes estudiados fueron sometidos a procedimientos de liposucción tumescente, en los que se aspiraron diferentes cantidades de grasa.