Según estadísticas de la ASPS, en 2016 hubo 17,1 millones de procedimientos quirúrgicos y mínimamente invasivos cosméticos realizados en los Estados Unidos. Los datos muestran una nueva tendencia hacia el uso de los injertos de grasa en los estiramientos faciales y en la definición de partes del cuerpo. Los médicos explican que esta cirugía utiliza la propia grasa de los pacientes para rellenar y esculpir zonas de la anatomía.

La organización médica indica que la grasa para la cirugía se obtiene a través de una reducción de la grasa corporal del paciente. "Hemos visto un aumento considerable en la demanda de procedimientos de injerto de grasa. Los cirujanos plásticos recogen la grasa no deseada de un paciente de su abdomen con una liposucción y luego la inyectan para levantar y rejuvenecer otras áreas como la cara, nalgas e incluso el pecho" dice el presidente de ASPS Debra Johnson.

"Debido a que el material inyectado es la propia grasa del paciente, los resultados suelen durar más que los rellenos”, subraya el experto. En el documento, la organización muestra un porcentaje para reflejar el aumento de este procedimiento entre la población:

  1. Las inyecciones de grasas cosméticas mínimamente invasivas aumentaron un 13%.
  2. El aumento de glúteos con injerto de grasa aumentó un 26%.
  3. El aumento de mamas con injerto de grasa aumentó un 72%.
  4. Los procedimientos basados ??en la inyección en las cartucheras y en otras áreas específicas como debajo de la barbilla, aumentaron 18%.
  5. Los procedimientos no invasivos de reducción de grasa que utilizan tecnología especial para congelar la grasa sin cirugía aumentaron 5%.
  6. Los procedimientos no invasivos de endurecimiento de la piel que apuntan a la grasa y aprietan las áreas de flacidez aumentaron 5%.