La naturalidad como resultado principal de la cirugía plástica ha sido en centro el II Congreso de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP). Durante el evento, los expertos han compartido técnicas y procedimientos en busca de rostros y cuerpos naturales. El doctor Gómez Bravo, miembro organizador, ha afirmado que desde los últimos 20 años se ha trabajado con métodos más complejos y sofisticados para evitar los excesos de talla y los rostros “hinchados y paralizados”.

Los médicos subrayaron que la búsqueda de la naturalidad supone un regreso a los orígenes, y que se apuesta más por el quirófano que por los tratamientos médicos estéticos. “Este campo de la belleza médica vive un crecimiento espectacular como consecuencia de la demanda de los tratamientos en clínica, sin ingreso hospitalario ni anestesia”, indica el cirujano. El experto también ha señalado que, gracias a la aparición de nuevos productos, el retoque no quirúrgico se puede realizar en poco tiempo, por menos dinero y sin apenas contraindicaciones.

 “La naturalidad de la cirugía se puede perder por el abuso y la sobreexposición a los materiales de relleno”, dice Gómez Bravo.

El secretario general de la AECEP, Moisés Martín Anaya, advierte de que es el colectivo de los profesionales quienes deben poner límites a exigencias no justificadas. El médico ha explicado que hay pacientes que, debido a la observación continua de su rostro, perciben defectos ínfimos que en nada distorsionan su imagen. Los tratamientos médicos estéticos no quirúrgicos suponen el complemento ideal para la personalización de los resultados tras el quirófanosegún apunta, Francisco Menéndez-Graíño, presidente de la asociación.

El empleo de grasa del propio cuerpo del paciente ha permitido, por ejemplo, recuperar el volumen de la cara, dar volumen a las mamas o evitar que se note el reborde de las prótesis de mama, elevar el escote y disminuir el grosor del surco intermamario. La grasa autóloga se emplea también en el aumento de glúteos, combinada con prótesis o como elemento único de relleno.