La reducción de labios, según explica la experta, es una tendencia considerada como un procedimiento ambulatorio, se realiza bajo anestesia local y tarda entre 15 y 30 minutos por labio, dependiendo de la cantidad de tejido que la paciente desea eliminar. Dorft indica que los puntos se quedan durante una semana y aconseja a las personas interesadas que lleven una dieta suave hasta que se les quite los puntos y baje la hinchazón.

La médica explica en el artículo que los efectos secundarios más comunes son hinchazón, moretones y enrojecimiento. “Hace 5 o 10 años este procedimiento era muy popular en Asia, sin embargo, parece que Instagram está popularizando dicha cirugía como una moda que deberíamos seguir pero honestamente, es algo escalofriante”, opina la experta. En la Edad Media y los años 20 y 40, los labios finos y delgados eran parte de los estánderes de belleza occidental, algo por lo que oriente se sintió muy atraído.

La reducción de labios es una moda, según escribe Doft y, así como en Estados Unidos los labios inflados con labial rojo puesto son parte de los estándares de belleza Hollywoodense, en Asia prefieren los rasgos faciales más finos. “Entre la tradición y el gusto, nuestra cultura de la belleza está muy dañada por los prejuicios y por el bombardeo constante de lo que debe ser y lo que no”, apunta.