Así lo ha denunciado un estudio del Michigan State University College of Human Medicine and Spectrum Health que insta a los legisladores a reestablecer el uso de casco. Según el texto, que publica la revista Plastic and Reconstructive Surgery, bajo la nueva ley, las lesiones por no llevar casco han llegado a duplicarse, desde el 20 al 40% en comparación con los motoristas accidentados antes de 2012.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los casos de 4.643 pacientes que habían sufrido traumatismos craneomaxilofaciales (CMF) en un accidente de moto durante los 3 años anteriores y los 3 posteriores al cambio de ley. Según el análisis, actualmente es 2 veces más probable sufrir un traumatismo por prescindir del casco, ya que la laxitud de la ley hace que menos motoristas lo utilicen. Además, las fracturas por no usar casco son más graves.

La tasa absoluta de lesiones CMF aumentó de 25,5% bajo la ley del casco universal a 37,2% bajo la ley del casco parcial, lo que supone un aumento relativo del 46%, incluyendo un incremento del 28% en fracturas y del 56% en lesiones de los tejidos blandos. Además, los investigadores observaron un aumento de ciertos patrones: las contusiones faciales, las abrasiones y las fracturas malares fueron los tipos más frecuentes de lesiones por prescindir del casco.

“Basándonos en estos hallazgos, consideramos que el uso de casco puede disminuir el riesgo de traumatismo a la mitad y las lesiones faciales al 30%”, concluye el autor principal del estudio, Nicholas S. Adams, cuyo equipo reclama reestablecer la ley universal para evitar el progresivo aumento de traumatismos por abandonar el casco.