El 59% de las mastectomías conservadoras de pezón son profilácticas y tienen menos complicaciones que las terapéuticas. Es lo que concluye un estudio de investigadores de New York University Langone Health (Estados Unidos) en el que se comparan los resultados de ambas indicaciones. Los resultados del trabajo se han publicado en la revista Plastic and Reconstructive Surgery.

De acuerdo con los autores, la mastectomía conservadora de pezón está indicada en principio por razones profilácticas, aunque sus indicaciones se han ampliado. Sin embargo, no se han analizado los resultados quirúrgicos en función de cada indicación. El trabajo analiza datos de mastectomías conservadoras de pezón realizadas entre 2006 y 2017.

En ese periodo se llevaron a cabo 1.212 mastectomías conservadoras de pezón, 716 de ellas profilácticas y el resto (41%) terapéuticas. El tiempo de seguimiento fue de 46-47 meses de media. En el caso de las terapéuticas, las tasas de infección mayor y menor, pérdida de implantes, fracaso reconstructivo y seroma fueron significativamente mayores.

Por su parte, las tasas de necrosis mayor y menor del colgajo y necrosis completa y parcial fueron equivalentes, mientras que la tasa general de recurrencia locorregional por mastectomía conservadora de pezón fue de 0,9% en general: 2% en las mastectomías terapéuticas y 0,1% en las profilácticas.

A partir de los resultados, los investigadores concluyen que la mastectomía conservadora de pezones sigue siendo una opción segura y efectiva para las pacientes que se someten a ella tanto por indicaciones terapéuticas como profilácticas, ya que los resultados reconstructivos son favorables en general, aunque en el caso de las mastectomías terapéuticas se asocian a mayores tasas de fracaso reconstructivo e infecciones.