Los implantes de silicona de la empresa brasileña Silimed ya no se venden en Europa, según se hace eco la International Society for Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS). Según la sociedad, los implantes de esta compañía ya no gozan del certificado de calidad de la Unión Europa, lo que hace sus productos inválidos para el mercado europeo. La suspensión está motivada por los defectos de calidad identificados por el organismo notificador alemán TÜV SÜD Product Service GmbH.

El organismo tomó la decisión de bloquear los implantes producidos por Silemed durante una inspección a la planta de fabricación en Brasil, en la que se determinó la existencia de partículas en la superficie de algunos implantes. Por ello, la organización, junto con las autoridades sanitarias de los Estados miembros, ha iniciado una investigación en la que se ha acordado el cese de la comercialización de todos los productos amparados por el certificado suspendido.

Una de las consecuencias de esta acción ha sido el bloqueo de Australia y Nueva Zelanda hacia los implantes de esta empresa. El certificado que se le ha retirado a los productos de esta empresa es el CE de la Unión Europea, que garantiza que el fabricante cumple con los requisitos esenciales de salud, seguridad y legislación de protección ambiental.

“No hay indicios de que la existencia de partículas en la superficie de los implantes pueda ocasionar un riesgo para la salud de los pacientes portadores. Aun así, y como medida de precaución, se ha notificado tanto a los centros como a los profesionales sanitarios de que deben cesar la implantación de los productos hasta que concluyan las investigaciones iniciadas”, ha anunciado el organismo.