“Las personas que fuman y toman demasiado el sol tienen la piel triplemente castigada. Suelen sufrir lesiones pigmentarias (manchas), lesiones vasculares (rojeces) y elastosis o piel tipo plastilina por haber perdido colágeno, a lo que se suma una enorme deshidratación, asegura el Dr. Fernando Urdiales, director médico del Instituto Médico Miramar en Málaga.

Para hacer frente a estos daños causados por el sol, el viento, el frío intenso o el tabaquismo, “este producto destaca porque solo con una sesión se reducen imperfecciones, líneas de expresión, pequeñas cicatrices o marcas de acné y los resultados se mantienen durante todo ese tiempo”, afirma Urdiales.

El especialista asegura que la sequedad facial es uno de los problemas más frecuentes que ve en su consulta malagueña. “Está producida muchas veces por el uso de tratamientos cosméticos incorrectos y por la falta de hidratación profunda. Al examinar a estos pacientes observamos también, habitualmente, sequedad en manos, cuello y escote”.

En sus palabras, la gente cuida poco sus manos, pese a que sufran las temperaturas exteriores y con la edad presentan pérdida de volumen. Hay más preocupación por el cuello y el escote porque delatan mucho más los años. Sin embargo, enfatiza el médico, “hay que defender un concepto integral de la belleza, en donde cada zona sea tratada para conseguir un todo armónico, puesto que estas partes sufren bastante al mostrarlas diariamente en nuestra vida cotidiana y requieren una mayor atención estética”.