El estudio explica la reconstrucción con malla de 46 mujeres, con una media de edad de 57 años. Los investigadores destacan que 2 pacientes presentaron morbilidad postoperatoria por infección del sitio quirúrgico, lo que requirió la extracción de la malla en una de ellas. La infección se resolvió con antibioticoterapia intravenosa en el otro caso.

En 3 casos se indicó una mastectomía por contacto de bordes y con un estudio anatomopatológico diferido. Según apuntan los expertos, no se apreciaron dificultades en el seguimiento radiológico, ni recidivas radiológicas en el parénquima mamario, aunque sí se detectó una recidiva cutánea a nivel de la cicatriz de la tumorectomía. El resultado estético obtenido fue favorable en la valoración de las pacientes.

Los expertos concluyen que la reconstrucción con malla de Vicryl en cirugía conservadora del cáncer de mama no se trata de la mejor técnica, pero sí de una buena alternativa para casos en los que el volumen de la mama es pequeño, o en los que la localización del tumor se encuentra en cuadrantes superiores. La técnica descrita de reconstrucción con malla de poliglactina se presenta como simple, rápida, económica y con buenos resultados estéticos para poder conservar la mama tras una amplia escisión quirúrgica.