Con esta técnica, latissimus dorsi, de reconstrucción mamaria se utiliza la piel y el músculo dorsal ancho de la parte superior de la espalda e infiltración de grasa de la propia paciente. Este hospital es el que más intervenciones ha realizado a nivel nacional utilizando esta técnica de reconstrucción mamaria.

Según Carlos Tejerina, jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Clínico de Valencia, esta técnica está logrando resultados muy naturales. Recibir radioterapia durante el tratamiento complica la reconstrucción porque la piel puede dañarse, de ahí la necesidad de usar tejidos de la propia paciente que no se hayan visto afectados por la radioterapia.

"Está ofreciendo resultados de excelencia en mujeres que previamente han llevado un tratamiento de radioterapia y no son candidatas a otro tipo de operaciones. Estamos consiguiendo resultados muy similares a los conseguidos con la técnica de reconstrucción reconstrucción microquirúrgica". Carlos Tejerina.

El Hospital Clínico ha realizado más de 40 intervenciones con esta técnica. 32 han terminado ya sus fases y 14 están en desarrollo. Las candidatas a este tipo de reconstrucción mamaria tienen que cumplir una serie de requisitos como son tener válido el músculo latissimo o un gran dorsal y una cantidad de grasa suficiente.

El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Clínico de Valencia destaca por ser pionero en incorporar los últimos avances en reconstrucción en mujeres mastectomizadas, como hizo con la técnica de reconstrucción microquirúrgica (DIEP) y con la LAT+ITA (usando músculo dorsal más la infiltración de grasa propia).

Para este tipo de reconstrucción mamaria se necesitan entre 3 o 4 sesiones, lo que disminuye las horas en las que la paciente tiene que estar en quirófano. Lo primero, se reconstruye la mama amputada, incluyendo la reconstrucción de la areola y el pezón, y se trabaja para hacer ambas mamas simétricas.