La primera reconstrucción mamaria realizada en Extremadura con la técnica de colgajo DIEP, que utiliza grasa y piel abdominal de la paciente, se ha realizado recientemente en el Complejo Hospitalario Universitario de Cáceres (CHUC), según ha informado el Gobierno de la comunidad autónoma en un comunicado.

Tal y como recoge la agencia EFE, la reconstrucción mamaria con técnica DIEP no destruye ningún músculo ni utiliza ningún material extraño al organismo de la paciente, como puede ser un implante de mama. La intervención requiere una recuperación más larga que otras reconstrucciones, pero los resultados son superiores.

En ese sentido, el Servicio de Cirugía Plástica del CHUC apunta que este tipo de reconstrucciones mamarias necesitan solo de una intervención y no implica las complicaciones derivadas del uso de implantes. Asimismo, ahorra costes, ya que las prótesis tienen un tiempo limitado de duración que obliga a sustituirlas cada cierto tiempo.

Otras ventajas son que la mama reconstruida a través de la técnica DIEP cambia de volumen con la paciente, al tratarse de tejido vivo, y que tolera la radioterapia. En algunos casos, además, al movilizar tejido abdominal para realizar la reconstrucción, se mejora el contorno del abdomen, logrando un beneficio añadido.

Para llevar a cabo la extracción de la piel y la grasa abdominal que se usan para reconstruir la mama a través de las fibras musculares sin dañarlas, se disecan los vasos sanguíneos mediante una técnica microquirúrgica que precisa de buena habilidad por parte de los facultativos. La reconstrucción se realiza bajo anestesia general y la paciente permanece ingresada entre 4 y 7 días. A partir del segundo día del postoperatorio, las molestias se tratan con analgesia suave.