Carlos Fuster, responsable de la Unidad Funcional de Mama del hospital, comunicó que el cáncer de pecho bilateral no es muy habitual, pero se detecta pronto por las resonancias. La cirugía conservadora se recomienda justo después de la extirpación, siempre y cuando la paciente no tenga contraindicaciones.

Primera reconstrucción microquirúrgica inmediata en una paciente con #cáncer en ambas mamas https://t.co/Ej09CwIcQn pic.twitter.com/LzmVTQJP7Q

— HOSPITAL GENERAL (@HGUVALENCIA) 8 de junio de 2016

La reconstrucción con colgajo DIEP consiste en extraer la piel y la grasa del abdomen y transferirla al hueco extirpado de las mamas. Esta técnica, que no lesiona la pared abdominal ni perjudica la musculatura, se hace mediante microcirugía vascular para mantener la vascularización de la zona implantada. Así, los vasos sanguíneos del tejido trasplantado se unen a los del tórax, y el abdomen se cierra como en una abdominoplastia estética.

Como el tejido que se trasfiere es muy similar al del cuerpo humano, la mama tiene un aspecto muy natural, engorda y adelgaza a la vez que el organismo y es para siempre, a diferencia de los implantes. Según Severiano Marín, jefe del Servicio de Cirugía Plástica, la posibilidad de complicaciones y riesgos son mínimas pese al complejidad técnica de la operación.

"Es la primera vez que llevamos a cabo la reconstrucción de las dos mamas con tejidos propios inmediatamente después de la mastectomía, en el mismo quirófano, sin empleo de prótesis. La evolución de la paciente ha sido muy satisfactoria". Severiano Marín.

Hasta día de hoy, solo se hacía la reconstrucción simultánea o poco después de la cirugía en una de las mamas según el caso. La novedad radica aquí en que se ha realizado de forma inmediata en las dos mamas a la vez y con tejido propio. En 2015 se hicieron 400 intervenciones en el Servicio de Cirugía; 76 de ellas fueron reconstrucciones de mama.