Los investigadores explican que han detectado un problema frecuente en la ejecución del método gracias a la auditoría retrospectiva del estudio. Aseguran que han detectado la existencia de un error aplicativo en una de las 5 variables de calidad evaluadas, que podría, a su vez, estar presente en centros hospitalarios donde se realizan intervenciones homólogas.

Este hecho podría afectar de manera constante a los resultados obtenidos en cuanto a la eficacia del protocolo de profilaxis antibiótica. El estudio refleja la implementación de mejoras en el circuito organizativo que permitan garantizar el mejor momento y lugar para la administración de la profilaxis.

El estudio se llevó a cabo durante entre los años 2008 y 2012 en el Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña, donde se realizaron 2461 cirugías mamarias. Un 55% de los procedimientos trataron patologías benignas y un 45% tumoraciones. Se utilizó profilaxis antibiótica en el 100% de los casos: kit nº 1 en el 58% (1.427 procedimientos), kit nº 2 en el 6% de los casos (147 procedimientos), y el kit nº 3 en el 36% (886 procedimientos).

Durante el periodo de estudio, se evaluó como representativo un promedio de 45 procedimientos al año. Todos estaban relacionados con cirugía mamaria que deberían cumplir con los criterios de inclusión previamente descritos, obteniendo los siguientes resultados para los valores de adecuación en cada uno de los indicadores de calidad de la profilaxis antibiótica.

La indicación de profilaxis fue adecuada en todas las cirugías. El antibiótico se determinó teniendo en cuenta el kit antibiótico elegido, la duración del procedimiento, la existencia de alergias, y si se utilizó o no material protésico y drenajes. También se tuvo en cuenta la presencia de sondaje vesical, si la paciente presentaba comorbilidades y/o antecedentes médicos como por ejemplo transfusiones de sangre.