El médico ha advertido sobre los riesgos y ha apuntado cuáles son los tratamientos indicados para cada tipo de filtración en un artículo publicado en la página web del centro médico. De la Fuente explica en el texto que los tratamientos indicados para la zona de los labios son las infiltraciones de ácido hialurónico y una técnica llamada lipofilling, que consiste en transferir grasas del propio paciente a los labios.

“Lo mejor es olvidarse de la silicona o los polímeros derivados de esta, ya que solo provocará a corto o medio plazo granulomas, rigidez e hinchazón, lo que le dará al rostro un aspecto lejos de la naturalidad buscada”, señala el experto en el artículo. El médico subraya que estas sustancias suelen estar prohibidas, pero que aun así hay pacientes en España que se atreven a hacerse injertos con estos materiales.

De la Fuente insiste a lo largo del artículo en que el uso de estas sustancias puede conllevar consecuencias desastrosas para la salud y la estética de la persona, y señala que existen métodos de probada eficacia e inocuidad como el ácido hialurónico, que puede utililizarse para perfilar y no para rellenar.