Al paciente, de 40 años, le fue trasplantado exitosamente el pene de un donante blanco. En 6 a 8 meses, su miembro será tatuado médicamente para adaptar el genital al color de piel del paciente y mejorar su estética. Este tipo de tatuaje médico es muy similar al convencional, ya que se emplean pigmentos que son introducidos en la piel.

En general, este tipo de tatuajes médicos se realizan para emparejar diferencias en la pigmentación de la piel o para reconstruir estéticamente pezones. Aunque pocas veces se utiliza en un pene, la técnica es muy recurrida en las reconstrucciones mamarias tras un cáncer para dibujar el pezón en el pecho.

Zühlke indica que se le explica al paciente que el pene era blanco antes del trasplante. El médico asegura que el hombre no tuvo problema con ello, ya que es difícil dar con donaciones de pene. "Si el grupo sanguíneo es compatible y todas las pruebas dan positivo, el color de piel se vuelve algo menor".

El receptor del pene perdió su propio miembro hace 17 años debido a una circuncisión fallida. Expertos estiman que, a causa de la tradicional circuncisión, solo en Sudáfrica 250 hombres pierden total o parcialmente el pene. Hasta ahora se llevaron a cabo pocos trasplantes de pene en el mundo.

El médico indica que el pene está funcionando bien, y que ya puede conseguir erecciones. Según explican los expertos, el tatuaje no debería de ser problemático, aunque tiene que ser realizado por un tatuador especializado en tatuajes médicos y requiere múltiples intervenciones.