Para ello, se han empleado productos dermocosméticos y antialérgicos como maquillaje y corrector para manchas y cicatrices. A través de cremas hidratantes, polvos fijadores, maquillaje líquido o compacto y perfiladores, se ha podido mostrar cómo camuflar mejor estas secuelas en la piel y conseguir un aspecto natural.

La iniciativa, que es la primera vez que se organiza en el Hospital La Fe, parte de la recién constituida Asociación de Quemados de la Comunitat Valenciana (Segunda Pieol), que ha contado con la colaboración de la Asociación de Quemados de Catalunya (KREAMICS) y la Unidad de Quemados del Hospital La Fe.

Según la presidenta de la Asociación de Quemados de la Comunitat Valenciana, Olivia Albert García, esta entidad “nace para agrupar a las personas afectadas por quemaduras, a sus familiares y amigos con el fin de ayudar a afrontar las dudas que puedan tener para volver a tener una vida normal. Además de querer organizar actividades y acciones sociales que permitan mejorar su día a día”.

En este sentido, Lola Pérez del Caz, jefa de la Unidad de Quemados del Hospital La Fe, ha señalado la importancia de este tipo de talleres que “además de aportar un apoyo psicológico y estético al paciente, mejoran su autoestima y calidad de vida". La Unidad de Quemados del Hospital La Fe es Unidad de Referencia Nacional acreditada por el Ministerio de Sanidad y recibe pacientes de toda España.