"El aprendizaje automático tiene el potencial de convertirse en una herramienta poderosa en la Cirugía Plástica, ya que permitiría a los cirujanos aprovechar los datos clínicos complejos para ayudar a guiar la toma de decisiones clínicas claves", escriben los investigadores. En el texto, los autores estacan algunas áreas clave en las que el aprendizaje de máquinas y Big Data podrían contribuir al progreso de la Cirugía Plástica y Reconstructiva.

El aprendizaje automático analiza datos históricos para desarrollar algoritmos capaces de adquirir conocimientos. Kanevsky y los coautores escriben: "El aprendizaje automático ya ha sido aplicado, con gran éxito, para procesar grandes cantidades de datos complejos en medicina y cirugía". Los proyectos con aplicaciones de atención médica incluyen el sistema de computación cognitiva IBM Watson Health y el Programa Nacional de Mejora de la Calidad Quirúrgica del Colegio Americano de Cirujanos.

Los investigadores creen que la Cirugía Plástica puede beneficiarse del aprendizaje por máquinas y esperan contar con la disponibilidad de la base de datos de la ASPS para alimentar a la inteligencia artificial. Los autores destacan 5 áreas en las que el aprendizaje mecánico es prometedor para mejorar la eficiencia y los resultados clínicos: microcirugía, cirugía craneofacial, cirugía de mano y cirugía estética.

Los autores también prevén aplicaciones útiles del aprendizaje automático para mejorar el entrenamiento de la Cirugía Plástica. Sin embargo, hacen hincapié en la necesidad de medidas para garantizar la seguridad y la relevancia clínica de los resultados obtenidos mediante el aprendizaje automático, y recordar que los algoritmos generados por ordenador no pueden reemplazar al ojo humano entrenado.