Según cuenta la paciente en su declaración, padece desde entonces incontinencia y dolor en sus relaciones sexuales. En la denuncia relata, además, el trato vejatorio que recibió por parte de la matrona. La mujer asegura que la matrona se burló de la niña cuando nació y que le dijo al resto del personal sanitario que no la felicitaría porque “se había portada muy mal” y que no le dieran a la niña porque “no se la merecía”.

El caso pone de manifiesto el abuso que se hace en España de las episiotomías, ya que se realizan de forma rutinaria en el 45% de los partos de los hospitales públicos, muy por encima de la tasa recomendada por la OMS y por el Ministerio de Sanidad Según afirman los expertos, los efectos adversos de la episotomía pueden ser muy variados. Pueden ir desde dolor continuo, dolor en las relaciones sexuales hasta incontinencia urinaria y fecal en los episodios más graves.

La plataforma el Parto es Nuestro, asegura que la ciencia ha constatado que este método no tiene los supuestos beneficios que se le adjudicaban. Por ejemplo, no previene los desgarros. “La episiotomía es peor que un desgarro espontáneo porque corta los músculos, la piel y los nervios que rodean la vagina. Además, los desgarros más graves los causan precisamente las episiotomías", sostiene la web de la plataforma que trabaja desde hace años para avanzar hacia partos menos medicalizados y más humanizados.