La ADSPC asegura que el Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia vende sangre a las clínicas privadas. La institución se defiende e indica que la disminución de las reservas de sangre se debe a un aumento en la actividad quirúrgica, no a que vendan los concentrados a otras clínicas. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias cree que “no es justo que centros privados puros o privados concertados obtengan, en mayor o menor medida, una rentabilidad económica de esa sangre que compran a una entidad pública y a la que la ciudadanía aporta de modo altruista sus donaciones.

La asociación considera necesario que se dé prioridad a los hospitales de la sanidad pública a la hora de distribuir la sangre, ya que, según afirma, los hospitales privados no tienen problemas de abastecimiento y siempre parecen tener más reservas. “Esperamos que, ante esta crisis de reservas de sangre, no se venda ni un solo concentrado a centros privados. Es necesario que en la situación actual quede garantizado el funcionamiento del servicio público en detrimento del privado”, dice la asociación.

La organización también lanza una pregunta al aire: ¿se trata de mala gestión o de un elemento más de la campaña de descrédito de la sanidad pública por parte del gobierno canario para justificar su entrega a la sanidad privada, o de ambas cosas que en la coyuntura actual pueden encajar perfectamente en el plan para el desmantelamiento de la sanidad pública canaria?”.