Los autores señalan que sería conveniente comparar los diferentes criterios para unificar un tratamiento efectivo, al igual que tener en cuenta las condiciones ambientales de cada región del planeta, que afectan de una manera diferente a los pacientes alérgicos. Los investigadores se han basado en el análisis y comparación de datos clínicos de casos sucedidos en EE. UU., distintas zonas de Asia y varios países europeos entre los años 2012 y 2014.

Los especialistas señalan en el texto que esta comparación de las diferentes guías clínicas existentes mejora el conocimiento sobre las posibles estrategias de tratamiento de la dermatitis atópica, y ayuda a reconocer mejor las desviaciones en la comprensión y el manejo de la patología.

Según los autores, la disparidad encontrada en las guías sugiere que existe diferente percepción de la enfermedad entre dermatólogos y alergólogos de Estados Unidos y los profesionales sanitarios de otras partes del mundo. Existen diferencias considerables en las directrices referentes a las recomendaciones de uso de baños con cloro diluido, la vitamina D y las modificaciones ambientales. 

La dermatitis atópica es una afección frecuente de la piel que puede ser tratada por dermatólogos, alergólogos, pediatras o médicos de familia, y no hay un consenso en cuanto al manejo terapéutico o las pautas de tratamiento. El objetivo de esta revisión fue comparar y contrastar las guías clínicas más recientes para el tratamiento de la DA publicadas entre 2012 y 2014 por distintos grupos de trabajo de diversos organismos internacionales.