Esta segunda piel se adhiere a la existente e imita los mecanismos de una piel joven. Es elástica, transparente y duradera, y podría proteger de la radiación ultravioleta, según los investigadores del informe realizado en el Hospital General de Massachusetts (MIT). Funciona como una sustancia química que logra mejoras cosméticas al actuar de barrera.

Tal y como publica Nature Materials, los autores probaron el polímero en aquellas zonas donde se forman las ojeras, y comprobaron que desprendía una comprensión que apretaba la piel durante 24 horas. En cuanto a la hidratación, EFE señala que los científicos se dieron cuenta de que las pieles secas perdían menos agua si usaban el polímero que si usaban cosméticos.

Para obtener estos resultados, los investigadores experimentaron con 100 polímeros distintos de siloxano (combinación de oxígeno y silicona), y nadie sufrió irritaciones como efecto secundario. Con esta segunda piel se quiere luchar contra el paso de los años y proteger a la dermis de la falta elasticidad, las toxinas, la radiación y otros agentes perjudiciales.