Dermatoscopia.

La dermatoscopia en la Atención Primaria aporta indudables beneficios asistenciales, según la SEMG (Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia). Esta técnica aumenta la precisión diagnóstica de lesiones pigmentadas y del melanoma entre un 20-25%.  Además, es capaz de reducir las operaciones en lesiones benignas.

Para darle a la dermatoscopia el lugar que se merece, el XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, le dedicó una parte práctica. El congreso, celebrado en Santiago de Compostela a mitad de mayo, incorporó talleres prácticos sobre el uso de la dermatoscopia. En ellos se mostraban los típicos casos clínicos recogidos en Atención Primaria.

Tal y como informa la sociedad, su Grupo de Dermatología lanzará la Guía Básica de Dermatoscopia destinada a los especialistas de familia. Esta guía recoge la metodología y técnica de la dermatoscopia manual, algo fácilmente aplicable a los centros de salud. Este grupo está dirigido por Juan Jurado.

Ventajas de la dermatoscopia

El manual guía al lector en el uso de esta técnica a través de esquemas descriptivos, algoritmos y tablas para aprenderla de un modo sencillo. La sociedad considera que la dermatoscopia debe implantase en AP con carácter urgente por las ventajas que tiene, al igual que pasó con la ecografía. Además, recalcó que había supuesto una revolución en la dermatología extrahospitalaria.

La dermatoscopia, un método no invasivo de examen clínico in vivo, permite al médico de familia:

  1. Distinguir entre lesiones malignas y benignas de la piel.
  2. Establecer lógica en el diagnóstico diferencial.
  3. Evitar biopsias innecesarias.
  4. Localizar puntos sospechosos dentro de una lesión grande.
  5. Transmitir tranquilidad y confianza a los pacientes dermatológicos.

La dermatoscopia usa un sistema de magnificación con luz incidente polarizada para observar las alteraciones en la dermis y epidermis. Con ella se observan estructuras cutáneas y características morfológicas o matices invisibles con otro tipo de luz. Todo esto, facilita el diagnóstico clínico de la mayor parte de lesiones pigmentadas de la piel, entre ellas, el cáncer de piel.