Las películas vaginales de segunda generación capaces de prevenir una infección de VIH han centrado la cita anual de la Asociación Estadounidense de Científicos Farmacéuticos (AAPS). Los autores de esta iniciativa han presentado el proyecto a sus colegas, que trata de películas vaginales de liberación prolongada eficaces en la prevención de este virus durante 7 días. “La efectividad de los microbicidas pueden ser insuficientes para evitar un contagio y estas películas protectoras han mostrado su eficacia”, han señalado los médicos.

El proyecto es obra de un equipo de investigadores de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Pittsburgh y del Instituto de Investigación Magee-Womens. Los científicos son expertos en el desarrollo de productos de microbicidas tópicos de liberación prolongada en forma de películas vaginales. Estas películas fueron probadas en un grupo de primates de la Universidad de Washington.

Las películas vaginales usan una combinación de un polímero natural modificado y un biopolímero funcional para que el medicamento retroviral permanezca en la vagina. "Las películas vaginales son formas de dosificación convenientes, no complicadas y de bajo costo que se pueden usar de manera discreta", indica el investigador Jing Li de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Pittsburgh.

Compatible con el tejido cervical

"Dado que las aplicaciones múltiples de las películas vaginales pueden ser indeseables, desarrollamos una plataforma de película de liberación prolongada que no requiere una administración frecuente", apunta el experto. El producto se ha creado tras el estudio, Diseño de películas vaginales mucoadhesivas independientes coitalmente independientes para la prevención del VIH, realizado con 5 primates que utilizaban la película PLA-CL de tiómero de segunda generación.

Los resultados demostraron la compatibilidad entre las películas vaginales y el tejido cervical, así como la mejora de la mucoadhesividad y la retención. La plataforma de película biodegradable es similar a una tira de enjuague bucal, ya que se disuelve en fluidos corporales. En los estudios de fase I, se demostró que las películas de primera generación eran seguras, aceptables y proporcionaban cantidades suficientes de medicamento para protegerse de la infección por el VIH.

"Creemos que esta plataforma de dosificación más conveniente será una de las más utilizadas por las mujeres en su vida cotidiana con la esperanza de que esto pueda disminuir las tasas de infección en esta población altamente susceptible", señala Li. El próximo paso de los investigadores será aplicar fármacos antirretrovirales potentes en la película de segunda generación y probar su capacidad para prevenir la infección por el VIH en el tejido humano.