"La FDA no ha emitido ninguna nueva aprobación de medicamentos para la curación de heridas en los últimos 10 años", dice Peter Abadir, primer autor del artículo. "Hemos creado el gel a partir de medicamentos que han estado disponibles durante más de 2 décadas. Creemos que hemos demostrado que esta clase de medicamentos es muy prometedora para la curación efectiva de las heridas crónicas que prevalecen en pacientes diabéticos y ancianos".

Según Abadir, las heridas crónicas representaron más de 100 millones de visitas al hospital en 2008 en Estados Unidos. Los expertos entienden por heridas crónicas aquellas lesiones cutáneas que no cicatrizan de manera oportuna y aumentan el riesgo de infección y deterioro tisular. El estudio señala que en los últimos años se ha prestado atención al sistema renina-angiotensina (RAS) de la piel, que está involucrado en la respuesta inflamatoria cutánea, en la deposición de colágeno y en la señalización necesaria para la cicatrización.

“Estudios previos demuestran que el sistema RAS se ve afectado en pacientes diabéticos y adultos mayores”, indica Abadir.

Los científicos experimentaron con fármacos antagonistas del receptor de la angiotensina II y formaron un gel con ellos. Se trata de una clase de medicamentos de larga duración que incluye Losartán® y Valsartán®, recetados para tratar la hipertensión. Los medicamentos bloquean el RAS y aumentan el flujo sanguíneo de la herida. Los científicos aplicaron los geles directamente a las heridas, con lo que aumentaron el nivel de tejido que promueve una curación más rápida.