El color de piel está asociado a nuevas variantes genéticas, según un estudio de la UCL (University College London) publicado en Nature Communications. A esta conclusión se ha llegado tras analizar la pigmentación de más de 60 000 personas latinoamericanas con ascendencia africana, europea y nativa americana.

La investigación expone que la claridad de la piel entre los habitantes de Eurasia evolucionó independientemente de los antecedentes genéticos, tal y como publica la agencia EFE. Los nativos americanos parecen estar relacionados con los asiáticos orientales por genética por el asentamiento en América del Norte de poblaciones de Siberia Oriental hace, más o menos, entre 15 000 y 20 000 años. Por esta razón, los nativos americanos a veces comparten variaciones genéticas con los asiáticos orientales.

Un análisis localizó una variación importante en el gen MFSD12, un gen que se observa solo en los asiáticos orientales y en los nativos americanos. El gen formaba parte de la selección natural en los asiáticos orientales después de que se alejaran de la población europea hace 40 000 años. Esta genética llegó después a América por las migraciones de los nativos americanos, lo que supuso la primera vez que se la relacionaba este gen con el color de la piel de asiáticos y americanos.

Kaustubh Adhikari, doctor del Instituto de Genética de la universidad, aseguró que el color de la piel claro había evolucionado de manera independiente en Asia Oriental y en Europa. Aparte de explicar las variaciones del color de la piel, el pelo o los ojos de los latinos, esclarecieron un poco la evolución humana y ampliaron el conocimiento de ciertos factores de riesgo genético relacionadas con el cáncer de piel.

"También mostramos que este gen se encontraba bajo una fuerte selección natural en el este de Asia, posiblemente como adaptación a los cambios en los niveles de luz solar y la radiación ultravioleta", matizó.