El estudio tenía como objetivo comprender mejor la relación entre la infección temprana de sífilis y la inflamación. Con ese fin, se evaluó mediante PET a 6 individuos que se habían infectado recientemente. De ellos, 4 estaban coinfectados por VIH: uno no recibía tratamiento antirretroviral y 3 no habían sido suprimidos viralmente.

5 de los participantes presentaron una actividad hipermetabólica de media a intensa en el escáner PET: 5 adenopatías cervicales, 4 adenopatías axilares, 5 adenopatías inguinales y una adenopatía retroperitoneal.

En esos mismos individuos, se detectó actividad hipermetabólica media en la pared aórtica torácica que sugería aortitis. Se resolvió dentro de los 30 días siguientes en 4 de los pacientes y en los 60 días siguientes en el quinto paciente. no obstante, la linfadenopaía generalizada permaneció presente en las exploraciones PET hasta 3 meses después del tratamiento en 2 de los individuos.

A partir de estos resultados, los investigadores concluyen que la aortitis parece ser una anomalía de la pared aórtica común en los pacientes con sífilis temprana que se detecta mediante PET. Es por ello por lo que consideran que esta prueba puede ser una herramienta sensible para controlar la inflamación asociada con la sífilis