Para obtener estas conclusiones, los investigadores del Registro para el Cáncer de Noruega analizaron la incidencia del cáncer de piel en 25.000 trabajadores petroleros empleados en el Mar del Norte entre 1965 y 1998. Los resultados de este estudio mostraron que el riesgo de cáncer de piel aumenta con la duración del contacto de la piel con el benceno y el petróleo crudo en el trabajo.

Tal y como explica Xinhua, los autores del estudio se centraron en el desarrollo del cáncer de piel en antebrazos y manos, desde el codo hacia abajo, zonas en las que el riesgo de contacto directo con el petróleo y otras sustancias químicas es mayor. El concentrarse en una zona anatómica tan pequeña ha permitido a los investigadores estudiar el contexto con más precisión.

El doctor Jo S. Stenehjem, investigador de posdoctorado del departamento de investigación del Registro para el Cáncer de Noruega, ha explicado a Xinhua que descubrieron que los trabajadores petroleros que estuvieron expuestos al petróleo crudo y al benceno durante un periodo superior a 10 años tenían un riesgo de cáncer de piel 7 veces más alto que quienes nunca estuvieron expuestos.