Tal y como recoge esta revisión, la combinación de dabrafenib y trametinib en pacientes con estadio III y mutación BRAF también ha obtenido unos resultados positivos, que demuestran que los tratamientos eficaces en el melanoma avanzado son también altamente efectivos en la configuración adyuvante.

Los autores destacan que los resultados de 2017 son un cambio en la práctica y ponen fin al uso de interferón (IFN) e ipilimumab. Tal y como explican, en países que solo tengan acceso al uso de interferón, este se restringirá a pacientes con melanoma ulcerado, según el metaanálisis de datos recientemente publicado.

Por otro lado, esta revisión recuerda que, en 2016, se demostró un beneficio de supervivencia general con adyuvante de dosis altas de ipilimumab, y el ensayo 1.325 de la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer que compara pembrolizumab versus placebo completará la situación a principios de 2018.

Teniendo en cuenta los resultados del ensayo de ganglios linfáticos centinela de Melanoma Trial-2 (MSLT-2), la disección de los ganglios linfáticos de finalización se reducirá bruscamente, indican. Esta situación conducirá a la falta de información pronóstica óptima, argumentan los autores de la revisión.

En opinión de los autores la información obtenida a través de la disección de los ganglios linfáticos es crucial para la toma de decisiones clínicas, por lo que debe discutirse con urgencia la forma de garantizar una información de clasificación óptima. Asimismo, concluyen que deberá abordarse el uso neoadyuvante de drogas activas y enfoques combinados.