El anticuerpo ustekinumab neutraliza los emisores IL-12 y el IL-23 y sus efectos inflamatorios. El fármaco se utiliza en pacientes que no responden a las terapias más superficiales y que sufren una inflamación cutánea más aguda. Los expertos señalan en el estudio que el emisor IL-23 juega un rol principal en el desarrollo de la enfermedad, pero que el IL-12 sirve de defensa para el cuerpo, ya que reduce la inflamación de la piel ocasioanda por la psoriasis.

Según indican los autores del trabajo, si se confirma su teoría sobre el efecto antiinflamatorio de este emisor, significaria que el anticuerpo ustekinumab produce un efecto contraproducente en el tratamiento de esta enfermedad. El texto señala que el IL-12 activa un programa de protector en laas células de la piel que previene y combate la infiltración de ciertos agentes patógenos que conllevan la reacción inflamatoria.

“Los resultados de nuestros exámenes nos hace creer que el emisor IL-12 causa un efecto positivo en la piel afectada por psoriasis, aun así, debemos de continuar nuestra investigación, ya que no estamos absolutamente seguros de si resultaría positivo desbloquear este emisor”, señala Burkhard Becher, uno de los autores del trabajo. Los cienfíticos se plantean estudiar al IL-12 más a fondo para averiguar si tiene alguna implicación positiva en otros síntomas de la psoriasis.