FarmaChat-Dermo garantiza la confidencialidad de los datos y facilita que el especialista resuelva las dudas en tiempo real. De este modo, se gana tiempo y eficacia terapéutica que favorecerá la adherencia al tratamiento. Tal y como informan desde el COFM, lo que se ha querido ha sido buscar el beneficio del paciente, quien no tendrá que pagar ningún gasto adicional, al igual que no lo tendrá la Administración Sanitaria.

La AEDV y el COFM colaboran en busca de una mejor atención para el paciente que sufre algún tipo de patología dermatológica. Ambas instituciones se dieron cuenta de que, en muchas ocasiones, se daban problemas de prescripción que impedían la dispensación cuando la necesitaba el paciente. Tras un análisis detallado, se concluyó que esto se debía a la falta de abastecimiento, la financiación, el límite de los principios activos en fórmulas magistrales, los cambios de excipientes o los límites legales de algunos tratamientos financiados, entre otros.

Cuando un paciente acude a la farmacia con su receta, dicen desde el COFM, se encuentra con el problema de que el farmacéutico pueda realizarla. Esto le hace volver al dermatólogo y perder tiempo y dinero en los desplazamientos. Todos estos inconvenientes retrasan el tratamiento y hacen, en algunas ocasiones, que los pacientes los abandonen.