Los riesgos de la exposición solar prolongada no se tienen lo suficientemente en cuenta, según ha denunciado el jefe del Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), Carlos Guillén. Este especialista ha asegurado a la agencia EFE que falta concienciación sobre el peligro que supone la exposición prolongada al sol y recuerda la necesidad de evitar la quemadura solar para prevenir un futuro cáncer de piel.

“Nadie debería morirse de un melanoma”, ha advertido Guillén. Tal y como ha explicado a la agencia EFE, “es muy sencillo detectarlo autoexplorándose la piel y si se descubre de forma precoz se va a curar el 100% de este tipo de tumores, cuya incidencia se ha estabilizado”.

Según ha explicado este dermatólogo, para detectar un melanoma tipo no es necesario realizarse una prueba especial. Basta con mirar la piel con los ojos de una persona que conoce cómo son los síntomas precoces del cáncer de piel, destaca Carlos Guillén. Los riesgos de la exposición solar deben recordarse para que la sociedad tome conciencia del peligro que supone, reitera el especialista.

“Es muy importante seguir insistiendo en los factores que promueven y son causantes de que el melanoma pueda ser mortal porque pueden ser detectables a tiempo”, ha subrayado Guillén. Este dermatólogo ha explicado que hay que acudir al especialista cuando se observe la aparición de nuevas pecas o lunares o cualquier cambio sobre manchas preexistentes.

Carlos Guillén ha señalado que, cuando no es así, tiende a diseminarse por los ganglios y puede ser una enfermedad mortal. “Si metastatiza”, ha añadido, “la mortalidad puede llegar al 40-50%”. En su opinión, falta conciencia sobre los riesgos de la exposición solar. “Parece que los consejos de salud que oímos son para otras personas, no nosotros”, argumenta.

No se puede prohibir tomar el sol, asegura, pero “si se puede evitar la quemadura solar” y que aparezcan ampollas, porque además de generar un mal estado general se sabe que esa quemadura está relacionada con la aparición de cáncer de piel. Este especialista concluye advirtiendo que la aparición del tumor no es inmediata, sino que puede diagnosticarse hasta 20 años después porque la piel tiene memoria.