El doctor Salvador Arias ha explicado que se trata del XPL, un polisiloxano resistente al agua que se echa en dos fases sin necesidad de calor o de luz. Este polímero se aplica en forma de crema transparente y luego se administra un catalizador que forma una estructura reticulada invisible que se pega a la piel y proporciona elasticidad, protección, contractilidad y resistencia.

El doctor quiso dejar claro que este producto todavía no ha sido usado en curación de heridas. De momento solo se ha empleado como cosmético para mejorar las bolsas de los párpados, pese a que los autores proponen que se use para la curación de heridas o para aplicación de medicamentos en la piel.

Desde la AEDV han querido aclarar que es necesario demostrar las ventajas relacionadas con los apósitos sintéticos y biológicos que ya se utilizan para tratar las úlceras cutáneas. Para ello, son necesarios más estudios que profundicen en los beneficios, indicaciones o contraindicaciones de esta segunda piel artificial.

Este médico también quiso dejar claro que no debe confundirse esta piel con los modelos artificiales en los que lleva un tiempo trabajándose en España. Dichos modelos están hechos de queratinocitos y fibroblastos (células humanas) y por matrices biológicas, a diferencia del XPL que está compuesto en su totalidad por silicona.

“Este producto aún no ha sido probado en usos clínicos como en curación de heridas. Se ha probado en uso cosmético en la mejora de las bolsas de los párpados”. Salvador Arias.

Piel artificial-piel humana

Esta piel en la que ya se está trabajando en España, al estar realizada con células humanas, sí favorece la regeneración cutánea. El material biológico del que procede y las propias células de la piel del paciente se expande en un laboratorio a través del cultivo celular y se perfecciona mediante ingeniería de tejidos.

La Unidad de Producción Celular e Ingeniería Tisular del Complejo Hospitalario de Granada lleva un tiempo trabajando en un modelo de piel de estas características realizado por ingeniería tisular. Esta piel está basada en una matriz de fibrina, agarosa y células autólogas que pueda utilizarse en pacientes quemados.

La elaboración de esta piel se hace en salas GMP (Good Manufacturing Practice) por especialistas cualificados, según aseguró Arias, bajo unos controles de calidad muy estrictos. Se espera que dentro de poco este medicamento sea empleado en pacientes con importantes quemaduras para regenerar su piel.

Uso cosmético

También se quiso dejar claro que no es un sustituto de la piel, sino una opción extra para mejorar ciertas características antes mencionadas. Dado el interés que ha despertado, se ha visto una posible utilización en cosmética, pero de forma experimental. Desde la asociación confirman que se ya usado en la zona periocular y ha reducido la protusión de grasa en esa zona.

Como el producto se aplica como una crema y tiene una duración de 24 horas, se ha llegado a afirmar que puede tener un papel efectivo en el campo de la fotoprotección. Ante esto, desde la AEDV dicen que estas propiedades no se han analizado, por lo que podría ser una aplicación para un futuro, no para ahora.