Según los autores, estudios a pequeña escala habían demostrado una relación entre la depilación púbica y contraer alguna ETS, que constituyen las infecciones más comunes entre los adultos; una población en la que está generalizada la depilación del pubis, de acuerdo con los autores.

Para confirmar esa relación, los investigadores realizaron una encuesta entre más de 7.500 estadounidenses de entre 18 y 65 años. Del total, el 74% se había arreglado el vello púbico (el 66% de los hombres y el 84% de las mujeres).

La depilación púbica se asoció positivamente a un historial de ETS autoinformado; aquellos que habían practicado depilación extrema y los que se arreglaban el vello con mucha frecuencia tenían mayor relación con infecciones cutáneas, mientras que la baja frecuencia se asoció más a piojos.

Con estos datos, los investigadores confirman la relación entre el aseo del vello púbico y las infecciones ETS en la población estadounidense. En todo caso, los autores apuntan la necesidad de realizar más investigaciones para identificar estrategias que ayuden a reducir los riesgos de contraer una ETS.