La investigación, publicada en el Journal of Investigative Dermatology, asegura la relación eccema-rayos UV después de haber analizado los factores medioambientales en la dermatitis atópica en los niños. También señalan que, en aquellos países con mucha radiación, hay más casos de eccema en niños de 13 y 14 años.

El estudio se realizó con datos que incluían información sobre niños de 13 y 14 años pertenecientes a 214 colegios de 87 países, y niños de 6 y 7 años de 132 escuelas de 57 países. Los datos eran del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia (ISAAC).

Según la agencia EFE, la dermatitis atópica infantil está asociada a factores genéticos, y es una enfermedad cutánea muy común. Los factores medioambientales, como la humedad, la temperatura o la radiación UV influyen en los síntomas y pueden aumentar la prevalencia, aunque los efectos varían mucho de un estudio a otro.

Elaine Fuertes, una de las autoras del estudio, ha destacado que los resultados deben interpretarse con cuidado hasta que puedan reproducirse mediante datos prospectivos con exposiciones individuales. La investigación apoya la teoría de que la exposición a los UV podría explicar las diferencias en la prevalencia de una parte a otra del mundo.

"Gracias al gran conjunto de datos disponible, hemos podido conducir el primer estudio que ha examinado la relación entre la exposición a la radiación UV y el eccema en niños y adolescentes en un contexto global", aseguró la investigadora.