El propranolol se ha convertido en el tratamiento de elección para hemangiomas infantiles. En la práctica clínica, existe una amplia variación en el enfoque a la hora de iniciar un tratamiento con este medicamento, según detalla el estudio. En él, se analizó con detalle la eficacia de la electrocardiografía por rutina en niños tratados con este betabloqueante.

Para ello, el estudio recogió 162 pacientes entre 2008 y 2013 atendidos en las clínicas pediátricas especializadas en Dermatología de Oregon Health and Sciences University (OHSU) y de The Mayo Clinic Rochester (MCR).

El 43% de los ECG de rutina se consideraron anormales y se derivaron a consulta de cardiología infantil. Ninguno de estos pacientes fue excluido del tratamiento con propranolol, y ninguno de ellos experimentó efectos adversos durante el tratamiento que pudieran haberse prevenido por la electrocardiografía antes de iniciarlo.

El estudio concluye que el ECG de rutina puede no ser necesario o útil en la gran mayoría de pacientes tratados con propanolol. Los autores consideran que no es probable que sea una herramienta efectiva en pacientes con una historia familiar y un examen físico normal e, incluso, podría ser perjudicial en el tratamiento.