La guía, de LEO Pharma, establece el papel de los farmacéuticos a la hora de abordar la enfermedad. Según el presidente de la SEFAP, Jesús Gómez, es importante el abordaje multidisciplinar porque este “debe de ser integral”. Para él, es necesario trabajar en la misma dirección para conseguir una adherencia al tratamiento y unos cuidados adecuados en esta enfermedad crónica difícil de tratar.

La guía analiza, entre otros aspectos, el diagnóstico de la psoriasis, el tratamiento con prescripción o sin ella, el pronóstico, la atención farmacéutica, así como consejos de salud para evitar que surjan nuevas lesiones.

Gómez explicó que la guía establece la prioridad de concienciar al paciente para que vaya al dermatólogo en caso de necesidad, ya que sigue habiendo muchos casos de automedicación, que no es lo mismo que autocuidado responsable, quiso puntualizar.

“El farmacéutico tiene que ayudar al afectado a seguir el tratamiento y transmitirle consejos de salud para contar con una buena higiene, una buena hidratación y emoliencia, además de detectar picos y hacer un seguimiento farmacoterapéutico personalizado, siempre alineado con la decisión médica”, apuntó Jesús Gómez.

El dermatólogo Gregorio Carretero, quien ha colaborado en el documento, ha insistido en que la falta de adherencia es el peor enemigo de la psoriasis, razón por la que es necesario, tal y como dijo, establecer una buena relación entre el médico y el paciente. Que este se sienta en buenas manos y sea capaz de plantearle las dudas, sería el mejor signo de confianza.

En España, la psoriasis afecta a más de un 2% de la población. De momento, y según informa la SEFAC, la terapia tópica la siguen un 70% de pacientes. El 30% restante la combina con la terapia sistémica, ya sea oral o inyectable, para que los resultados sean más rápidos.