A día de hoy, no hay una crema anestésica tópica que se utilice con frecuencia en aquellos procedimientos en los que el dolor sea una un efecto adverso debido al uso del láser sobre la dermis. Esta fue la razón por la que se hizo un estudio comparativo para evaluar la eficacia de ambas combinaciones para reducir el dolor en estos tratamientos.

Se realizaron 2 estudios aleatorizados y controlados sobre lesiones de un mismo paciente. El primer estudio se basaba en un paciente con AKN, y el segundo, en un paciente con tatuajes en tinta negra. El dolor de ambos se registró en una escala visual analógica (EVA) de 10 cm. Después. Se estudiaron los resultados de los pacientes que habían sentido alivio del dolor, y a los que no les habría importado pagar por una crema que redujese el dolor.

Las puntuaciones obtenidas fueron menores para la crema de lidocaína y prilocaína. En el primer estudio, el alivio del dolor se logró en el 13% con la crema de lidocaína y tetracaína frente al 73% con la otra. Los pacientes, además, prefirieron pagar un extra de 25 euros por una crema que les aliviara el dolor. En el caso B, el alivio del dolor se logró en el 53% frente al 80%, y en ninguno de los casos hubo efectos adversos graves.