El catedrático en Dermatología y miembro de la International Medical Academy, Enrique Herrera, ha valorado el estado de salud de la niña india con piel de serpiente como bueno. Todavía están a la espera de ciertos resultados que explicarán el fondo genético de esta enfermedad dermatológica, que necesitaba tratamiento.

Los primeros exámenes indican que la niña india padece ictiosis lamelar, pero en un estado tan crítico que ha recibido el sobrenombre de “piel de serpiente”, según comentó el presidente de la International Medical Academy, Miguel Ángel Arráez. La ictiosis se caracteriza por una excesiva escamación de la piel de color negro o amarronado, explicaron desde el hospital.

La niña india seguirá durante 15 o 20 días en el hospital para ver su evolución y seguir siendo valorada por los facultativos. Su enfermedad es autosómica recesiva, es decir, que es una enfermedad genética adquirida por los padres cuando se juntan 2 genes recesivos. Los hijos tienen un 25% de posibilidades de nacer sanos, el mismo porcentaje de nacer enfermos y el 50% de ser solo portadores.